2017 es el año de los Deportes en el Liceo del Latino. Las actividades deportivas tienen mayor participación y decenas de chiquilines se vuelcan en la semana, con sábados incluídos, a la práctica de alguna disciplina.

Fotos: Guadalupe Algorta

 

El fútbol es como siempre uno de los más convocantes, pero este año el handball es la sensación, el voley se sumó a pedido de los propios alumnos y el clima que se va logrando es fabuloso. Y también el básquet agregó una frecuencia semanal y va ganando espacio en el colegio. “La parte deportiva tuvo tanto auge este año, que estamos re contentos y ya trabajamos en un proyecto para el año que viene. La idea es sumar nuevas disciplinas, agregar deportes alternativos para que más alumnos se puedan incorporar”, explicó Matilde Prino, Coordinadora del Área de Educación Física y Deportes.

En la actualidad hay decenas de chiquilines haciendo actividades deportivas extracurriculares “eso habla de alumnos con muchas ganas, y familias bien dispuestas a apoyar, convencidas de la importancia de hacer deportes”, agregó Matilde. Además resaltó la importancia de trabajar el físico,  “es invertir en salud, y más en estas edades en que se forman hábitos”.

La mayor participación obedece a varios factores, “uno muy importante fue la llegada de esta generación de primero de secundaria que es muy deportista y todos se anotaron en Deportes”. También este año se aumentó la frecuencia  a dos veces por semana,  lo que según la coordinadora mejora la práctica y da mayor solvencia a los alumnos.

“Lo otro importante fue la propuesta de los sábados. Nos propusimos que todos los sábados haya algo, o partido por la liga o amistoso, pero siempre que haya algo para que se dé una continuidad. Eso ayudó a hacer más sólida la convocatoria“, explicó Matilde.

También fue valioso que en básquet se agregó una frecuencia más de actividad, ahora tiene dos a la semana. Y se aumentó la cantidad de partidos, porque si bien no está en una liga, los profesores armaron una red de equipos de básquet.

Pero la “vedette” de este año es el voley, que los chiquilines lo estaban pidiendo. También se sumó una práctica deportiva y hubo un par de partidos con muy buena concurrencia.

“El básquet es mixto igual que el voley, pero tenemos solo dos chiquilinas que van. En el caso del handball y el fútbol, que participamos de la Liga Norte, se nos exige que sea por género -indicó la profesora aunque aclaró “si fuera por nosotros sería todo mixto”.

La generación de handball, tenía el invicto hasta el sábado pasado y vienen primeras en la liga norte,  “son realmente unas guerreras”.

“Sabemos que la competencia existe y la tenemos presente, pero siempre trabajamos para preservar el espíritu del Latino, porque una característica de los niños del colegio  es que son muy solidarios, son capaces de parar un partido para ayudar a alguien”. Desde la coordinación lo que se busca es mejorar la propuesta deportiva del Latino sin perder ese espíritu tan sano. “Uno tiene que ver a los chicos de acá jugando, es maravilloso cómo se comportan”, remarcó.

Al finalizar la entrevista Matilde nos contó que uno de los objetivos que se plantearon este año como eje pedagógico, es que los alumnos entiendan lo que sucede en la cancha y que sepan observar el juego. “Estamos muy contentos porque hemos mejorado un montón de cosas y vamos a seguir haciéndolo”, concluyó.