Los alumnos de 4to año tuvieron un taller de cocina en Petit Gourmet, a cargo del Chef y educador Diego Ruete, quien cree fervientemente en la importancia de educar sobre la cocina y la calidad de vida, a través de un espacio de experimentación, reconocimiento y aprendizaje.

Esta actividad se enmarca en un proyecto de 7 visitas al taller, durante todo el año, y tiene por objetivo principal que desde chicos los alumnos puedan ser conscientes de la importancia de consumir comida sana y de probar nuevos alimentos. Además, aprenden diferentes recetas para luego poder enseñarlas en sus casas.

Es un espacio con una propuesta activa, en donde los niños realizan todo el proceso para llegar al producto final. Siempre se trabajará con alimentos saludables y promotores del crecimiento sano del niño, utilizando propuestas con frutas y verduras que obtienen de una huerta que se encuentra en el taller.

En cada visita, los alumnos crean dos productos: uno para consumirlo en la jornada, todos juntos, y otra para llevarlo a sus casas y compartirlo con la familia. En esta oportunidad, cocinaron grisines Hulk, creados con espinaca y queso, y se llevaron a sus casas unas empanadas gallegas hechas con una masa de remolacha. Además, acompañaron la merienda con un jugo natural de limón, naranja y apio, o como ellos le llaman, “limonaranjapio”. ¡Tremendo!

El año pasado, los alumnos habían tenido un primer acercamiento a la importancia del cuidado de la salud y la selección de los alimentos que consumimos, cuando plantaron acelgas, zanahoria, tomates, porotos, perejil y cibulette en la huerta del colegio.  Además, ese mismo año pasado visitaron la granja Santa Lucía, donde también pudieron aprender sobre el cuidado de los vegetales y las plantaciones.

¡Luego de este proceso que harán a lo largo del año, los alumnos tendrán el desafío de cocinar en su propio campamento!