Entrevista a Mariela Ordoqui,  Docente Tallerista

 ¿Cuál es el objetivo principal de este curso?

El objetivo es que las personas se formen en lo que significa el momento vital de la primera infancia y la expresión. Esos son los dos grandes ejes. Para esto se sirve de múltiples disciplinas. No hay materias, hay contenidos que explican el desarrollo del niño, su circunstancia y su expresión.

¿Hace cuantos años se hace?

En 2012 fue la primera edición. Y desde ahí en adelante se abrió todos los años.

¿Cuáles son las competencias que se busca desarrollar?

Las competencias fundamentales son: entender cómo piensa un niño pequeño, cuál es su circunstancia y cómo podemos generar un espacio rico para que él consiga desarrollar su autonomía.

Es importante entender que autonomía significa depender positivamente de otro. Esto se refleja en la elección de los objetos con los que los niños juegan, en que  los climas de trabajo sean cuidados y  que puedan recurrir al adulto en la medida que lo necesiten.

¿Cuáles son los principales ítems que aborda la formación y por qué?

El primer año es una sensibilización. Se abren puertas en donde se trabaja desde lo vivencial y lo teórico. Abordamos temáticas como la idea de niño, de educación, cómo es el aprendizaje, las necesidades, qué es expresión, educación artística y educación estética. Esto es fundamental y nos permite realizar las prácticas en el segundo año, es decir,  aquello que se vivenció y se reflexionó en primer año ahora se  despliega en la práctica.

¿Cuáles son sus expectativas sobre la formación?

Nuestra expectativa es que la gente pueda recurrir a su autonomía, su libertad y curiosidad. Nos parece que si las personas que trabajan con niños pequeños  recuperan su curiosidad y permiten que eso fluya, ya está.

Esta es una formación que se nutre de muchas disciplinas, de diversos recorridos. Queremos generar experiencias pertinentes para que quienes cursan dimensionen lo que significa trabajar con personas que viven en los primeros momentos de la vida y que ayuden a que los niños puedan desplegar libremente su capacidad expresiva.

Es un lugar en donde la gente puede modificarse. La mayoría de los participantes luego trabajan en algo relacionado a la formación adquirida. Algunas han abierto un espacio de taller, otras han entrado en instituciones educativas, algunas privadas y también públicas. Sin ser un objetivo primario, transversalmente se cumple que la gente adquiere experticia.

¿Trabajan con los alumnos del Latino?

Algunos sí, y otros realizan las prácticas con niños en sus lugares de trabajo. En estos casos, los docentes vamos a visitar estos lugares para observar cómo la llevan a cabo. Es interesante porque nos nutrimos de diferentes contextos. Nos gusta que la formación sea de corte no formal, es decir, que la autogestión y autoformación estén en primer plano, y en ese marco abrimos los espacios, por ejemplo, en la mañana pueden venir a trabajar con nosotras. Luego, desde la observación, diseñan una propuesta.

¿Cuáles son las principales herramientas que adquieren los que asisten al curso?

Lo primero es que cada uno se convierta en el diseñador del espacio, el tiempo y los materiales. Son las herramientas de todas las personas que trabajan con niños.

Lejos de querer influir en ellos, lo que hay que hacer es propiciar que se encuentren y puedan establecer nexos que sean significativos.  Para esto, la herramienta más importante es entender la potencia del niño,  la de uno mismo y a su vez poder comunicar estos hechos.

¿Cómo colabora esta formación con la inserción laboral?

Como dijimos antes muchos han abierto talleres, otros trabajan como educadores o talleristas en espacios educativos públicos o privados, porque fundamentalmente pueden presentar un proyecto que explica el rol y lo que puede hacerse.  Quizá eso es lo fundamental para conseguir trabajar.

¿Cómo es el cambio en los participantes de la formación?

Eso es muy personal, pero lo que nos comentan es que han producido cambios en ellos en cuanto a la capacidad de hacer. Se sienten más seguros produciendo y diseñando el material necesario. Sienten que pueden  generar las condiciones para que los espacios expresivos se vayan estableciendo.

Por más información hacer click aquí.