El proceso de aprendizaje siempre es un viaje, tanto para maestros como para estudiantes. Para nosotros, los maestros, el punto de partida de ese viaje es la planificación. A partir de los intereses y las características de nuestros alumnos, empezamos a imaginar el mejor trayecto para que su motivación por los temas de estudio aumente su curiosidad y garantice el camino hacia la construcción de nuevos conocimientos.

Inmersos en ese proceso imaginativo, entre colegas, hace unos meses, diseñábamos el mejor camino para que nuestros alumnos de 5º, Ombú y Algarrobo, pudieran descubrir la diversidad ambiental y climática que nos rodea. En años anteriores, ya habían descubierto su realidad más cercana, los ecosistemas presentes en Uruguay. Del mismo modo este año, con el foco puesto en la conservación de nuestro entorno, descubrimos e investigamos la red nacional de áreas protegidas. Ahora el reto era ir más allá, descubrir lugares del continente americano a partir de sus similitudes climáticas, de flora y de fauna, los denominados Biomas.

Siguiendo con uno de los grandes propósitos en Ciencias Naturales, conocer el entorno para poder conservarlo, comenzamos a diseñar una secuencia de actividades donde la investigación fuera el eje de los procesos, promoviendo el análisis de información y la construcción conceptual a partir del diálogo y la discusión grupal. Pronto surgió una idea loca, “qué bueno sería poder estar en el propio bioma para que lo pudieran sentir”. La memoria hizo su trabajo en ese mismo instante y nos recordó que meses atrás, una colega nos había hablado de un lugar en Paso de la Arena(Montevideo),llamado Parque Biomas, un lugar en plena naturaleza que simulaba los diferentes tipos de biomas y que estaba pensado para visitas didácticas. Poco tardamos en contactar y agendarlo, para que fuera una experiencia de investigación de campo en mitad del proceso.

Muy interesados por el tema medioambiental, la generación recibió muy bien la noticia de la visita al parque. El propósito de la misma fue convertirnos en investigadores de campo, no era solo un paseo, como no lo deben de ser nunca las salidas didácticas. Días antes de la salida, se dividieron en equipos de investigación, se prepararon para poder registrar lo más relevante y se repartieron tareas, teniendo en cuenta lo aprendido hasta el momento, que factores clave determinan la composición del bioma. Además, antes de realizar la salida, ya sabían que tras la visita tendrían un tiempo para preparar una presentación de su investigación eligiendo uno de los biomas por equipo.

El día de la salida, con el sol a favor, el entusiasmo se palpitaba desde que sonó el timbre a la entrada. Estaban nerviosos y con muchas ganas, la media hora antes de subirnos al ómnibus, recordaban las tareas y revisaban el material que prepararon por equipos. Tras el traslado y una vez en el parque, su curiosidad y expectación estaba a máximo nivel, la nuestra, la de los docentes, también. Divididos en grupos, observaban, escuchaban, anotaban, se reían y se imaginaban sin descuidar su propósito investigador. Recogieron información sobre los diferentes tipos de biomas, realizaron preguntas a los guías y disfrutaron, aun sabiendo que eran recreaciones de los lugares, de poder pasear por esos paisajes mientras aprendían, mientras descubrían más allá del aula.

 

Impresiones de los estudiantes tras la salida didáctica

“Ha superado mis expectativas, no me suele pasar cuando salimos, normalmente vemos maquetas y nos explican. Pero esta vez era como si estuviéramos dentro”

“Mejor que buscarlo en internet, investigamos en el lugar”

“Más divertido que leerlo en un texto, aprendí más”

“Te lo imaginas mejor, cercano a la realidad”

“Sensaciones más realistas y compartiendo un espacio para aprender con la otra clase”

“Nos facilitó para realizar la presentación después”

“Antes no sabía tanto de biomas”

“Me motivó a estudiar sobre los biomas y despertó mi curiosidad, también me motivó a preocuparme más por el medio ambiente”

“Me gustó mucho porque era al aire libre, me gustaría poder seguir saliendo para tener contacto con la naturaleza”

“Aprendía muchísimo desde lo visual”

“Estuvo bueno porque había muchas cosas para ver y para escuchar”

“Me gustó porque experimenté estar dentro de un bioma”

 

Alessi Pérez

Maestro de 5° Algarrobo