Alessi no sólo llama la atención por su nombre, también por su pelo largo y su barba muy tupida. Y si faltaba algo, por su acento. Aunque adquirió algunos modismos uruguayos, todavía lo delata un tono bien español. Es el maestro de Quinto Algarrobo y se sumó al Latino en Febrero de este año.

Nuestro maestro de Algarrobo, nació en un pequeño pueblo de España llamado Cabezuela del Valle de no más de 3000 habitantes dedicado íntegramente al cultivo de cerezas. Está inserto en Valle de Jerte, en una zona serrana de extraordinaria belleza en el norte de Extremadura, límite con Portugal. Es famoso turísticamente por la floración de los cerezos en primavera, un increíble espectáculo de más de un millón de árboles tiñendo de blanco las laderas del valle. Desde allí partió el pequeño Alessi a Madrid con sus padres. De a poco fue gustándole la docencia y se recibió en 2013 en la Universidad Autónoma. Luego realizó una maestría en Tecnología y Educación, y allí apareció Uruguay en su camino. Se ganó una pasantía de extensión universitaria para venir a Montevideo por seis meses, y de a poco se fue quedando.

 

Del jardín de los cerezos al Patio del Latino

Este febrero Alessi se sumó al Latino;“Me llegó un llamado de que buscaban maestros y me postulé. Hice la entrevista y justo antes de Navidad me avisaron que contaban conmigo para este año (…) Yo conocía un poco, porque siempre que buscaba escuela en el ámbito privado, observaba cuál era la visión y la misión de cada centro, y cuando leí la historia del Latino, entendí que coincidía mucho con el lugar en el que me paro en el proceso de enseñanza aprendizaje. Desde el vínculo y la relación que hay entre docente y alumno de un modo más horizontal, apostando por la calidad educativa,  sin descuidar las individualidades dentro del colectivo”. Agregó Alessi cuando le preguntamos acerca de su decisión de sumarse al Latino.

Desde un primer momento fue el exótico del grupo. Primero por ser maestro varón, que no se ve mucho. Luego, español, lo que les da mucho insumo a los chiquilines. Y por último, su largo pelo lacio y su rostro barbado. Con eso ya se ganó todos los premios al personaje más singular de la escuela; “El pelo largo es mi seña de identidad, la mantengo porque me gusta. Y lo de español, llama la atención de los alumnos que me preguntan muchas cosas. Ahora, por ejemplo, estamos viendo todo el proceso de revoluciones en América Latina y ahí me interpelan mucho por mi condición de europeo”, agregó. El buen vínculo con los chiquilines se nota a toda hora. Mientras hacemos la entrevista, su alumnos se acercan intrigados y le preguntan qué está pasando, él les contesta con una broma y se ríe, como uno más de ellos.

Alessi está enamorado de Montevideo, y de su pareja. Gracias a ella se quedó y está feliz de estar aquí. Sus padres vinieron a visitarlo en agosto del año pasado y recorrieron juntos el país. Quedaron encantados con el trato amistoso de la gente, descubrieron semejanzas entre Cabezuela del Valle y el departamento de Minas. Y por sobre todas las cosas, vieron a Montevideo muy parecido al Madrid de otras épocas, cuando tenía menos vértigo y la gente era más solidaria. Lo único que a veces extraña un poco es una buena trucha en escabeche o cualquier pez azul a la plancha con verduras, muy tradicional en su pueblo, y un poco caro en Uruguay. Pero como es un apasionado de la cocina, se las ingenia para reemplazarlo por cualquier otro plato con productos uruguayos.

 

Pasión por la educación

Apasionado por la educación, la conversación en el recreo de Primaria vuelve inexorablemente al tema del aprendizaje en las aulas; “Creo que Uruguay tiene una visión muy europeísta, pero también en Europa hay cosas para aprender de acá. Por ejemplo el modelo, como está organizado aquí lo de Anep y Udelar, que son autónomos. En España la educación depende solo del Ministerio de Educación, no existe tanta autonomía como acá. Luego veo mucho compromiso docente, mucha unidad y mucha implicación. El Plan Ceibal también es un referente a nivel mundial del modelo uno más uno, una computadora por niño,  y es un modelo que se conoce en todo el mundo y se estudia en muchas facultades”.

Respecto al mirada crítica que por lo general los uruguayos tenemos hacia nuestro sistema educativo Alessi comentó que para él en Uruguay miramos mucho hacia afuera; “no siempre  ven lo bueno de lo que pasa adentro, las grandes fortalezas que tienen”. Según el maestro, en Uruguay hay debilidades como en todos los países, “en Eduación nadie es perfecto”, agregó.  Para Alessi la educación uruguaya está dando pasos muy afirmativos para seguir creciendo; “Va en una buena línea y se comienza a plantear un interesante cambio de paradigma”, afirmó.

Volviendo al tema de su elección de ser parte de la comunidad educativa del Latino, Alessi enseguida agregó; “Estoy muy contento. El clima institucional es magnífico. Estoy muy a gusto con los compañeros, cualquier duda que tengo están siempre a la orden, como decis acá.” Alessi resaltó que además se puede trabajar en sintonía con las familias ; “Una de las características del centro es que es muy familiar y en eso me siento muy cómodo”. 

Cuando le preguntamos cómo lo llamaban acá muy risueñamente nos contestó; Me dicen Ale y tengo otro apodo, pero mejor que no salga a la luz porque me lo dice muy poquita gente”.